4 de abril de 2015

Quiero una tarta para mi boda

Quiero una tarta para mi boda

Esta vez quiero hablar sobre las tartas de boda, ya que nos hemos topado varias veces con un problema a la hora de poder ofrecer nuestras tartas en este tipo de eventos.

Cuando una pareja nos pide presupuesto para su boda, muchas veces nos cuentan la dificultad que tienen con el restaurante, salón o lugar del evento, para llevar su propia tarta.
Actualmente no se suelen ver tartas en las bodas, y esto no es porque los novios no las quieran, sino porque en la mayoría de los casos no lo ofertan y ni siquiera les dan opción de llevar la suya propia. Solo les ofrecen un postre y ni hablar de una tarta para hacerse la foto, que te pueden poner una de porexpán que ya han utilizado en muchas bodas anteriores. Incluso a veces les dicen que les pondrán una tarta y en el momento de la verdad es una tarta de exposición, de la que ni siquiera pueden cortar el primer piso.
Si la tarta la elabora un establecimiento con todas las licencias, no os pueden poner excusas por motivos sanitarios.

Me parece increíble que a estas alturas no podamos celebrar un evento tan importante, como es una boda, y tener una tarta especial; clásica, moderna, temática, la que sea, pero especial. Que para eso es tu gran día y quieres celebrarlo con una tarta, no solo rica, sino bonita y diferente.

Tarta de boda con amapolas Tarta de boda con figuras personalizadas
Tarta de boda temática Harry Potter Tarta de boda temática Star Wars

No os quedéis sin vuestra tarta de boda

La frustración que les vemos a algunos novios nos da tanto coraje que un día me puse a buscar por Internet algo de información sobre el tema y di con el blog de Mi boda gratis, en el que en su búsqueda de salones de boda les dejaba bien claro que quería poder llevar su propia tarta. Lo puso como imprescindible para poder tenerlos en cuenta como opción y para mi sorpresa ninguno le dijo que no.

Aquí os pongo el fragmento de su blog en el que explica bien su experiencia;
- Antes de ir a visitar ningún salón les decía por teléfono o por mail que no poder llevar nuestra propia Tarta de Boda Decorada era algo excluyente, que si no nos permitían llevar la tarta o nos cobraban por su tarta igualmente, aunque no la consumiéramos, era mejor que nos lo dijeran por teléfono porque no merecía la pena que fuéramos a verles ya que su salón no nos iba a interesar.
¿Sabéis en cuantos sitios me dijeron que no admitían esa posibilidad? En ninguno". -

Así que ya sabéis, si queréis llevar vuestra propia tarta de fondant, no ceséis en vuestro intento. Ponerlo como requisito imprescindible a la hora de pedir presupuesto. Que nadie os quite la ilusión por tener vuestra tarta de boda.

¿El fondant se come?

Es un falso mito que el fondant esté malo. Hay ciertas marcas que saben mucho a químico o con sabores extraños. Nosotras utilizamos marcas que saben bien, como las chuches. Eso sí, si no nos gustan las chuches, o las cosas dulces, pues tampoco nos va a gustar el fondant, ya que está compuesto básicamente de azúcar y glucosa.

El fondant ayuda a que la tarta quede sellada y se conserve tierna varios días, y además permite acabados increíbles y crear decoraciones de todo tipo. Es por esto que son las tartas más comunes en celebraciones grandes como las bodas.
Las primeras tartas que hicimos eran para amigos y no dudábamos en decirles que el fondant no tenían que comerlo, que lo apartaran sin problemas. Para nuestra sorpresa solo unas dos personas lo quitaron, el resto se lo comieron y unos cuantos se comían los trozos que dejaban los otros.
Es como el borde de las pizzas, algunos lo dejan y otros se lo comen.

A mi particularmente me gusta cómo sabe, pero cuando como tarta quiero comer tarta y no chuches, así que se lo retiro, tal como hago cuando me como un plátano o una manzana.
Es muy fácil retirarlo, ya que la tarta tiene cobertura de crema y relleno, por lo que no perdemos nada.

Aún así, también podéis pedir tartas sin fondant, son más limitadas a la hora de añadirle decoraciones, pero siempre existe la opción y se pueden hacer cosas muy bonitas.

¿Las tartas fondant son duras?

Esto es algo que escuchamos muy a menudo y no es cierto. Al menos no deberían serlo.
Estas tartas se realizan con bizcochos corrientes. Lo más duro que os deberíais encontrar es tipo el 4 cuartos de toda la vida. Y vamos, muy duro no es.
Como todo, depende de las recetas que se utilicen, de la persona que lo elabore, de su gusto personal, de la antelación con la que haya horneado el bizcocho, etc. Nosotras utilizamos bizcochos esponjosos que no necesitan de añadidos como almíbares o mermeladas, aunque se les pueden añadir siempre a gusto del cliente.
Nuestros rellenos son también artesanales, con chocolates Valor o pastas de vainilla y frutas naturales.

tarta de chocolate extremo con buttercream de fresas

Nuestras tartas tienen dos o tres capas de relleno, dependiendo de la altura. Si son tartas de menos de 7 cm de altura, solo tendrá una capa de relleno. Pero siempre tienen rellenos y coberturas.
Entendemos que tras una mala experiencia con este tipo de repostería, se recele a la hora de encargar otra tarta. Es mucha la ilusión con la que se reciben este tipo de tartas, son para celebraciones muy especiales y únicas y no son baratas como para ir probando en varios sitios hasta dar con la que os guste.

Ven a hacer una prueba de sabores

En nuestro caso, hemos tenido gente que ha venido desde fuera de Madrid solo para probar nuestros cupcakes, ya que son las mismas recetas que utilizamos en nuestra tartas, y así quitarse el miedo a la hora de hacer un encargo.

Tenemos cupcakes todos los días, pero si vais a venir con intención de probar algún sabor en concreto, podéis llamar unos días antes y avisarnos. Sobre todo en verano, ya que nuestra producción es inferior, por la migración de la población de nuestra localidad.
Los cupcakes, se cobran al precio habitual (2€ cada uno). 
Cuando son tartas de boda de más de 150€, damos la opción de una prueba de 3 sabores, que se descontarán del presupuesto final a la hora de abonar el 50% de la reserva.

Quiero una tarta sin fondant

Si aún así queréis una tarta especial para vuestra celebración, pero sin fondant, hay opciones bastante chulas. Además se pueden acompañar de cupcakes de varios sabores, que quedarán muy bien colocados al rededor de la tarta o en stands especiales.
Se pueden realizar con acabados rústicos o lisos y añadirle algunas decoraciones con frutas o flores frescas.

Tartas de boda sin fondant

Están muy de moda las naked cakes, que no son otra cosa que tartas desnudas, sin cobertura de ningún tipo, solo el bizcocho, el relleno y los elementos decorativos. También están las semi desnudas, que tienen una capa básica de crema por los lados, para evitar que el bizcocho esté totalmente al aire y no se reseque mucho.
A nosotras nos han pedido pocas de estas, pero por Internet podéis encontrar verdaderas monerías.
Estamos deseando que alguien nos las pida, ¡animaros!

Tarta desnuda temática Fairy Tail
Tarta desnuda corazón
Tarta de boda desnuda

Otra opción a las tartas fondant son las mesas dulces. En ella podéis tener una pequeña tarta decorada y tener además postres diferentes; brownies, tartas de queso, cupcakes, cakepops, galletas, tartaletas de diversos tipos, etc.

¿Cómo calculo las raciones?

Para esto debéis tener en cuenta el tipo de raciones que ofrece cada tienda, ya que cada una se guía por un tamaño. Nuestras raciones son más grandes de las recomendadas para bodas, dónde el postre debe ser más pequeño que en una celebración de cumpleaños donde la comida es menor.

Tenéis que tener en cuenta que os pueden estar ofreciendo una tarta de dos pisos para 50 personas en un sitio y en otro una de dos pisos para 30, siendo ambas del mismo tamaño. Por eso es importante que os indiquen el tamaño que va a tener vuestra tarta, ya que en cada sitio tienen su tabla de medidas. Con esto me refiero no solo al diámetro de la tarta, sino a la altura.

Es difícil saber con precisión el peso de cada ración, ya que depende mucho del tipo de bizcocho y del relleno, pero suelen rondar los 150 gr (sin contar cobertura de fondant), un poco más grandes que las raciones de tartas que nos suelen poner en los restaurantes.

Nuestra tabla de tamaños y porciones para que os podáis hacer una idea. Es la siguiente:
La de 15 cm es de unas 10-12 porciones.
La de 18 cm es de unas 14-16 porciones.
La de 20 cm es de unas 18-20 porciones.
La de 25 cm es de unas 25-30 porciones.
La de 30 cm es de unas 35-40 porciones.

Estos tamaños son para tartas de unos 10 cm de alto, dotándolas de más elegancia. También las podemos hacer más bajitas en mayor diámetro si así se prefiere o si el diseño lo requiere.
En España estamos acostumbrados a tartas bajitas y grandes, pero la cantidad es la misma, además de que al ser bizcochos y rellenos menos aireados, son mucho más saciantes que las tartas tradicionales. Aunque a simple vista os parezcan pequeñas, no lo son.

Con estas medidas podemos tener por ejemplo una tarta de dos pisos, de 15 y 20 cm de diámetro, para 30 raciones, o de 20 y 25 cm para 50 raciones. De tres pisos de 15, 20 y 25 cm serían 60 raciones y así podemos ir sumando en tamaños sucesivos.

Quiero que tenga más pisos

Muchas veces se quiere la tarta solo para la mesa principal, pero por el motivo que sea, la queremos de pisos y solo queremos 10 raciones como mucho.

Se pueden hacer tartas más altas, grandes y de más pisos con partes falsas, con el interior de porexpán en lugar de bizcocho.
A veces se quiere la tarta superior real, para poder cortar, y otras se quiere la superior falsa, para poder conservarla.
Este tipo de tartas serán más económicas, pero tampoco es tan barato como debería esperarse, ya que lo que las hace caras son las decoraciones y las horas de trabajo que llevan detrás.
El precio final depende mucho del tipo de decoración que lleve, ya que no es lo mismo una tarta con cintas y una flor arriba, que una con una cascada de flores que cubre toda la tarta.

Para más información de tipos de tartas y precios, podéis leer la última entrada en el blog "Cuanto cuesta una tarta personalizada".

 

 

Esta entrada me la han inspirado todos los novios que han pasado por Catcakes y todos los que ahora mismo están preparando su boda con gran ilusión en el portal de bodas.net, en el que prestamos nuestros servicios, y por el que he podido hacerme una idea de las dudas más frecuentes que se tienen respecto a las tartas fondant.

Buscar tiendas por vuestra zona y mirar el tipo de acabados que tienen sus tartas, no tienen porqué tener en su web la tarta de vuestros sueños, ya que se hacen a medida, solo tenéis que ver que tipo de trabajo realizan. Si no os fiáis de la web, seguramente tengan en tienda alguna tarta de exposición que podáis ver (pero que no esté en el escaparate, ya que seguramente esté estropeada por el sol).
Una vez mirado esto, preguntar si hacen pruebas de sabores. Ambas cosas son importantes, ya que de otro modo vais un poco a ciegas.

No os conforméis con una tarta o rica o bonita, se pueden tener ambas cosas ;-)

Cualquier consulta que tengáis o si me he dejado alguna cuestión sin contestar, no dudéis dejar un comentario. Iré editando esta entrada para incluir los puntos que me haya dejado por el camino.